Seguidor fiel de la filosofía apolítica del fundador de la Cruz Roja, Henri Dunant, él se las arregló para no definirse ni como nacional ni como republicano…sólo participó en la Guerra Civil desde la imparcialidad, como médico de campaña..

Así explica la autora la postura de su padre ante la guerra, añadiendo una frase propia del doctor: El sufrimiento físico es ajeno a  cualquier tendencia.

Dr. Martínez Alonso participó en los dos bandos y terminó la guerra en el bando victorioso. La autora describe la crueldad infringido por personas de ambos bandos, y el sufrimiento físico de la victimas.

De un lado, cuenta cómo miles de españoles del ejército republicano que colaboraron con la resistencia en Francia cayeron prisioneros del Tercer Reich y terminaron en los campos de concentración nazi. Mauthaussen…retuvo a más de 8.000, utilizados como mano de obra esclava. Miles de ellos murieron en las cámaras de gas….

Los documentos oficiales revelan que la muerte de estos españoles fue En realidad, un convenio político hispano-alemán de septiembre de 1940…..

Sesenta años después, un decrépito Ramón Serrano Suñer (ministro de Asuntos Exteriores en 1940) aún dormía en su cama tranquilamente todas las noches mientras yo escribía estas líneas.

De otro lado, la autora incluye en su libro un texto escrito por su padre donde él relata cómo presenció el fusilamiento de 34 personas indefensas mientras él prestó ayuda como médico de la Cruz Roja en la banda de los comunistas en 1936. Los acontecimientos tuvieron lugar en Cabeza de Buey, en Badajoz, y la matanza fue una represalia por la muerte de un joven de un disparo del ejército.

Eligieron treinta y cuatro personas al azar y los subieron al camión sin medir si eran inocentes o no. Pero no era eso lo que más les importaba. La masa del pueblo estaba sedienta de sangre y odio…..Comenzaron a oírse los disparos de los Máuser, las pistolas, los revólveres, en una cacofonía infernal mezclada con los alaridos histéricos de los asesinos…. Cuando por fin tuvo el valor de abrir los ojos, tenía una pila de cadáveres ante mí.

Ante tal sufrimiento, el Doctor recuperó su labor de médico al finalizar la guerra civil, y trabajó a la vez en su propia consulta en su casa y en el hospital de la  Cruz Roja en Madrid.  Esta labor era la cara pública de su empeño para aliviar el sufrimiento que le rodeaba, pero había otra cara, la cara secreta, que él desarrolló junto con personas relevantes de la embajada británica, y de la comunidad civil en Madrid y en Vigo. Una red de personas que organizaba la fuga de miles de personas refugiadas, en gran parte polacos judíos, que se vieron amenazadas con la extradición a Alemania.

La cara secreta reunió a varias personas alrededor del salón de té Embassy, situado en el Paseo de la Castellano en la esquina con Calle Ayala, un lugar de tertulia de las personas internacionales, regentado por su dueño, la irlandesa Margarita Taylor. Ella no sólo permitió a las personas de la red verse en su salón de té, sino participó activamente en la trama de rescates, e incluso alojaba a numerosas personas involucradas en la trama al largo de los años en su residencia, situada en el piso superior del local.

Tal fue la importancia de la labor de Doctor Martínez de Alonso que ha sido condecorado con el King George Medal for Courage del Reino Unido en 1947 y nombrado Miembro de los caballeros de la Cruz de oro del mérito por las altas autoridades de Polonia en el exilio, en 1958.

En 2007, Ted Pahle, al enterarse de que la Federación de Comunidades Judías de España en Barcelona había nombrado al doctor Eduardo Martínez Alonso benefactor de los judíos que se salvaron durante el Holocausto, escribió una nota cariñosa a la hija del doctor describiéndole así:

Un médico que ayudó a curar al mundo lo mejor que pudo, a pesar del gran peligro que corría. Sencillamente: un héroe…. Lleno de valor y coraje.

La Clave Embassy, de Patricia Martínez de Vicente

La Esfera de los Libros, Madrid 2010

http://www.esferalibros.com/libros/librodetalle.html?libroISBN=9788497349345

Ver posts anteriores relacionados:

Dr. Eduardo Martínez Alonso, un médico español, lleno de valor y coraje/ Part one

Héroes en Madrid 2010 y 1940

Amor en tiempos revueltos en teatro…

 

 

Advertisements