Esta semana nos ha impresionado a todos el acto de heroísmo de un agente de policía fuera de servicio quien, al ver que un turista había caído a la vía de metro donde él se encontraba, no dudó en arriesgar su propia vida. El agente se lanzó a la vía y pudo arrastrar al turista al otro carril, momentos antes de la llegada del tren.  Mejor verlo que leerlo, en este video de las autoridades del Metro de Madrid:

http://www.youtube.com/watch?v=qMGWfU1pq4E

Casi a la mismo hora que sucedió este acontecimiento yo estaba hablando por teléfono, escuchando al relato de otro acto de heroísmo en Madrid que data de hace muchos años, precisamente, de la década de 1940. La autora Patricia Martínez de Vicente me contó que su padre era médico de la embajada británica en Madrid por entonces y colaboró durante varios años en operaciones clandestinos con los servicios secretos del Reino Unido para rescatar a personas perseguidas por la Gestapo.

La conversación me dejó con ganas de saber más, así que fui a comprar el libro de Patricia Martínez de Vicente: La Clave Embassy, y pudo enterarme de más detalles de esta fascinante historia, que es historia y no es cuento. Claro es que el Embassy que figura en el título del libro no es la embajada, sino el salón de té que sigue funcionando hoy en día en la madrileña Paseo de la Castellana en la esquina con Calle Ayala.

Según el diario del propio doctor Martínez, las conversaciones que ha mantenido la autora con las personas involucrados en las acciones, y los papeles oficiales que ha consultado, el número de refugiados salvados por el doctor Martínez y sus confidentes llega a más de dos mil. La acción de este libro se desarrolla entre Madrid y Vigo, y las personas en necesidad de ayuda procedían de varios países, sobre todo eran personas judías de Polonia. Estremecedor es pensar en las consecuencias que esperaban a los responsables de esta campaña humanitaria si hubieron sido  descubiertos por las autoridades. Entre los colaboradores del doctor Martínez figuran Juan Bourgignon, Walter Starkie y la dueña del salón de té Margarita Taylor.

En 1942, la atención hostil  de los agentes de la Gestapo representó tal amenaza para la seguridad del doctor que tuvo que exiliarse durante unos años, junto con su esposa, en Londres. Es, sin duda, una historia digna de contar y de descubrir.

La acción heroica del agente de policía en Madrid en diciembre de 2010 fue la respuesta instantánea a una necesidad urgente de un turista en un día concreto; la acción heroica del doctor Martínez en Madrid y Vigo en los años alrededor de 1940 fue una respuesta meditada a la injusticia durante un periodo prolongado.

¿Porqué un agente  de policía o un medico arriesgan sus vidas para personas desconocidas que nunca podrán recompensarles por su sacrificio? Según Patricia Martínez de Vicente, no hay duda: en el caso de su padre las razones son claras – Por amor al prójimo, por solidaridad, por sentido de la responsabilidad. Por humanidad.

http://www.esferalibros.com/autores/autordetalle.html?autorID=591

 

Advertisements