El curso de verano YPD.

Ya sé qué está  pensando: ¿para qué inventar  otro curso de verano más? Mi hijo ha asistido a cursos desde que tenía 6 años: el curso de pintura, lo de ajedrez, el campamento de fútbol un año y de baloncesto el año siguiente, o ¿ha sido al revés?….: mi hija ha ido ya al curso de hípica en la sierra, otro año lo de teatro, después eso de inglés en Irlanda y francés con deportes en Niza  ….¿para qué quieren inventar más cursos de verano? y, desde luego, ¿qué significa YPD?

Aprovecho toda la libertad del formato del blog para escribir a modo personal, no en nombre de la organización para qué trabajo, así que me siento libre de explicar cómo el curso de verano YPD no es lo mismo que los demás cursos en el mercado.

En primer lugar, YPD no se desarrolla en un campamento de tiendas ni en cabinas perdidas en medio del bosque: el cuartel general de YPD es un hotel de lujo un poco más allá de Toledo, a unos 70 minutos en coche de Madrid. El lugar es idóneo: apartado de todas las distracciones de la capital, la tranquilad se presta a apartarse de la moda, de los bares y de las discotecas y el régimen obliga a desconectarse de las redes sociales, del móvil y del correo electrónico. YPD trata a los jóvenes no como niños grandes sino como jóvenes adultos, y consigue inculcarles es a los participantes una actitud madura y la expectación de cumplir con los retos, de superarse.

En segundo lugar, el contenido de YPD está diseñado para ayudar a los jóvenes a reflexionar, a mirar al mundo con ojos críticos para ver en qué consisten los problemas más importantes de la sociedad actual e investigar dónde se encuentran las soluciones. Es un ejercicio en formación en liderazgo en un ambiente de solidaridad.

Yo tuvo la suerte de asistir al acto de clausura del primer curso de verano YPD en julio y pudo disfrutar del ambiento positivo, de ver un grupo de jóvenes privilegiados y no tan privilegiados presentando su propio trabajo en equipo en público. Durante las dos semanas del curso habían dedicado tiempo a contemplar un problema, imaginar una solución y diseñar una campaña para poner en práctica su teoría: una experiencia inolvidable.

Ha sido un placer ser testigo de la actuación de cuatro jóvenes que yo he conocido desde hace años en otro ambiente, y de ver cómo colaboraron  con los demás participantes, formando parte de un gran trabajo y superando los nervios para salir victoriosos.

El alma de YPD es Franco Soldi http://www.francosoldi.com/ . Hay que ver a Franco, es un torbellino de energía positiva: he coincidido con él en tres ocasiones, y cada vez me ha impresionado con su intensidad arrolladora y su afán de sacar el mejor de las personas que le rodean. Sólo había que ver la reacción de los jóvenes chicos y chicas de YPD  para saber que él es autentico, una fuente inagotable de inspiración.

El segundo curso de verano YPD está en fase de preparación y el equipo de Franco Soldi hablan de un nuevo proyecto, el Instituto YPD. No tengo idea de qué se trata, pero estoy seguro que me impresionará cuando llega el momento de su presentación en sociedad. Aquí mismo contaré los detalles…..

Supongo si realmente ya son demasiados cursos de verano podemos dejar a los chicos en paz, que descansen, que se tumben en la playa todo el día y salgan toda la noche a beber no-sé-qué y fumar con no-sé-quién, que merecen un descanso….o no.

YPD es Young Potential Develoment  http://www.ypdcamp.com/. Si no entiende aún lo que significa, inscriba a su hija/o en el curso de 2011 y todo se aclarará para Usted, y, más importante, para él/ella.

 

 

Advertisements